Las claves para el éxito de tu estrategia omnicanal

En la estrategia omnicanal, la experiencia de marca requiere ser coherente y transversal en todos sus canales y mensajes. La cuestión es ¿cómo conseguir esa experiencia integrada desde el minuto uno? Te contamos los pilares para que tu marca comunique de forma coherente. 

 

La mayoría de los empresarios tienen en la cabeza la idea de su marca, pero pocos son capaces de reflejarlo por escrito y establecer un procedimiento que haga tangible su idea para que pueda ser compartida con el resto de equipo y sus clientes.  

Definir la marca es fundamental para dar fondo y forma coherentes a todas las acciones de comunicación en cada uno de los canales, o lo que es lo mismo, para crear una experiencia de marca integrada en su estrategia omnicanal.  

 

Para enfocar un trabajo de marca efectivo, en 3dids partimos de la Brand Soul, herramienta con la que desarrollamos el cuore de la marca. La idea es concretar en una simple imagen lo que nuestra marca necesita y quiere transmitir. Esta imagen se puede transmitir y compartir con el equipo para establecer las bases de todas las acciones futuras y trabajar su notoriedad. 

 

En la Brand Sould la idea es concretar en una simple imagen lo que nuestra marca necesita y quiere transmitir. 

 

Con la Brand Soul es posible analizar tanto la parte más racional como la emocional de nuestra marca. Es un proceso con 4 aspectos clave: 

 

1.- Definir claramente las características racionales de tu producto o servicio 

Las características racionales son la descripción del producto o servicio de forma objetiva. ¿De qué material se compone? ¿Cuáles son sus principales funciones? ¿Qué lo diferencia del resto? Son características sencillas de definir, pero tu marca no se debe quedar aquí. 

 

2.- Enumerar qué beneficios ofrece tu marca, también los emocionales 

En el segundo punto nos centramos en nuestro cliente. Ya no hablamos de aspectos objetivos de lo que vendemos, sino de aquello que hacemos sentir al usuario, poniéndonos en su lugar. Responde a las preguntas: ¿Qué hace el producto por mí? ¿Cómo me hace sentir la marca? ¿Cómo me ven los demás por usarla? Sabemos que empatizar y conectar en la parte emocional, con nuestro público objetivo es imprescindible.  

 

3.- Propuesta de marca 

Con las características racionales/beneficios y emocionales, creamos una frase con sentido que define la razón esencial por la que tu negocio está en el mercado. A esto lo llamamos propuesta de marca, que debe ser sencilla, clara e inequívoca y es el tercer aspecto a tener en cuenta. 

 

4.- Tu marca tiene una personalidad propia 

Para facilitar la creación de una marca con gancho, debemos atribuirle una personalidad que le acompañará en todo momento, influyendo en todas las áreas. Es importante que los mensajes que creemos transmitan una emoción asociada a la personalidad de la marca en todas nuestras acciones. 

 

5.-Marcamos un rumbo  

Una vez que la Brand Sould nos ha facilitado revelar la personalidad de la marca, pasamos al quinto punto: defininir la causa, proceso y producto. Nuestra causa responde a la frase: “estamos aquí para [] hemos venido a [] es nuestro origen” y debe ser una causa a la que se puedan sumar nuestros clientes.  

El proceso, en cambio, son las acciones concretas que hacemos en el día a día para crear el producto y que están justificadas por la causa. Y cuando hablamos del producto, debemos siempre hacerlo desde la propuesta de valor del mismo que debe estar relacionada con la personalidad de la marca. 

 

En nuestra causa es básico que sea algo superior, a lo que se podrían unir nuestros clientes 

 

6.- Posicionamiento conceptual 

Tenemos que fijar estos conceptos más allá de las palabras y traducirlos al mundo de la imagen. De aquí se extrae la base que servirá a las propuestas creativas para las campañas de nuestra marca. 

 

7.-El buyer persona: conoce a tu cliente. 

Lo hemos dejado para el final, pero realmente es el que marca nuestra estrategia de comunicación de marca. Hablamos de seleccionar clasificaciones sociodemográficas y de comportamiento detalladas de clientes representativos de cada segmento de nuestro público objetivo. Nos servirá para recordar que el foco de las acciones de la marca no debe estar en comunicar lo buena que es, o lo bueno que es nuestro producto, sino el beneficio y la emoción que obtienen nuestros clientes usando nuestra marca.
 

Las bases de todo este proceso, imprescindible para tener una comunicación coherente de nuestra marca, la trabajamos en 3dids en una sesión junto a los diferentes decisores y responsables de la empresa mediante un ejercicio práctico de Design Thinking, un método que ha llevado al éxito a nuestros clientes 

ENTRADAS RELACIONADAS

También te puede interesar

marketing clinicas estetica

Marketing para clínicas estéticas

En un artículo anterior, hablábamos de algunas de las soluciones digitales para empresas de servicios más destacables. Todas las fórmulas...