FacebookLinkedIn

El contenido A+ de Amazon (también conocido como Enhanced Brand Content o EBC) le otorga a los Sellers de Amazon una importante ventaja, por ello no está disponible para todo el mundo. Si tienes acceso a él, entonces tienes una ventaja directa con respecto de tus competidores.

Los únicos vendedores de Amazon que tienen posibilidad de acceder a las herramientas del A+ Content son los que dispongan de una marca registrada en Amazon.

Ventajas del contenido A+

  • Te permite añadir una Descripción A+ la cual incluye imágenes y texto.
  • Posibilidad de mostrar los beneficios clave de tu producto con más imágenes y gráficas visuales que tus competidores.
  • Descripciones de producto mucho más atractivas que las descripciones estándar de Amazon.
  • Te permite poner un video en la última imagen de tu producto. Aunque esto requiere que seas un vendedor más avanzado.

El contenido A+ te da ventajas a tu listing de producto. El ratio de conversión incrementa de 5 a 10 o incluso un 12% en algunos casos. En caso que Amazon Brand registry apruebe tu registro también tendrás la opción de subir un vídeo al último hueco de las fotos de tu listing de producto, aunque esto solo está disponible si tu cuenta es Vendor.

¿Cuáles son los requisitos para registrar tu marca en Amazon?

Abrir una cuenta en Amazon no te da acceso a todas estas herramientas. Amazon se las reserva para marcas que tienen cierto nivel de legitimidad.

Lo que necesitarás en España para poder acceder a registrar tu marca en Amazon, es tener tu marca registrada en el registro mercantil.

¿Qué pasa si no tengo mi marca registrada en el registro mercantil?

Si tu marca no está registrada en el registro mercantil tendrás que registrarla para poder optar al contenido A+ de Amazon, y este proceso puede tardar desde meses hasta a un año, pero merece totalmente la pena. Ya que sin el contenido A+

¿Cómo crear contenido A+ que tenga una alta conversión?

Si tu intención es crear descripciones que potencien tu ratio de conversión, tienes que estar seguro de poner perfeccionar todos los elementos clave del producto. Es posible que si te olvidas de algún punto clave del producto, acabes perjudicando más al listing de lo que podrías haber llegado a potenciarlo en su posicionamiento.

Buenas prácticas en estilo.

Cada sección debe tratar de 1 cosa. En raros casos, puedes incluir dos cosas para que el texto tenga más impacto y sea específico, pero no es para nada recomendable. Nuestra intención es siempre que el cliente tenga en cada sección toda la información que necesita acerca de un aspecto del producto. Por ejemplo: si el producto son televisiones pequeñas de 24” a 28” las distintas secciones podrían ser cuál es la tecnología de imagen (digamos que se trata de HDR10+) y otra sección podría ser la disposición de la pantalla (por ejemplo, LED Display). En cada una de estas secciones habría que tratar de explicar todas y cada una de las ventajas de estos temas. Por eso se habla de 1 solo tema por sección.

El texto debe corresponder con la imagen que tenga encima.

Las imágenes deben mostrar al usuario los beneficios específicos de las funciones de esa sección. Por ejemplo, si estás trabajando en el contenido A+ de una lavadora, y estas haciendo una sección del contenido A+ para hablar del motor inverter de la lavadora, es una buena idea que la foto sea al menos de lo que es un motor inverter a modo esquemático. Un esquema con el que el usuario pueda incluso entender la función del motor sin tener que leer.

No utilices ninguna imagen que ya hayas utilizado en las imágenes del producto. En primer lugar, porque va en contra de los términos de uso y provoca que los usuarios salten la descripción después de ver la foto que ya han visto previamente, y en segundo lugar porque si tienes oportunidad de poner nuevas más fotos que si se tratase de un listing convencional sin A+, ¿por qué no hacerlo?

Haz que en apariencia sea como una landing page. El cliente debe sentirse como si en esa sección hubiese abierto una página web del vendedor. Esto genera confianza en la marca.

Lleva al cliente de la mano. ¿Qué deben ver primero? ¿Qué deben ver después? ¿Qué información necesitan y en cuál orden?

Usa las mismas fuentes, colores, y estilo gráfico que usa la marca. Esto debe ser consecuente en toda la página web, fotos de Amazon, EBC, logo, email… El seller de Amazon debe convertirse en una extensión de la tienda oficial de la marca.