FacebookLinkedIn

¿Imaginas tener toda la gestión de tu negocio centralizada? ¿Poder combinar datos online y offline? ¿Y que además toda la información esté en la nube impidiendo fallos de seguridad?

Este es el secreto del modelo omnicanal.

Mejora el control y reduce las vulnerabilidades.

Si el ordenador que se utiliza para facturación deja de funcionar y pierdes información vital, tu negocio se verá comprometido por un fallo de seguridad básico. 

Si no puedes saber qué stock efectivo tienes ya que tus tiendas físicas y tu tienda online no lo comparten, dejas de tener la trazabilidad de tu negocio controlada.

Si piensas iniciar un negocio, o necesitas darle un lavado de cara completo al que tienes, te interesa la omnicanalidad.

¿Qué es la omnicanalidad?

Es tener el control. Es poder saber en todo momento qué producto se vende más, de cuál hay que reponer stock y qué tienda está pasando por un mal momento (ya sea física u online).

La omnicanalidad significa tener información completa de tu negocio a tiempo real. Es poder aplicar estrategias de marketing precisas a tus clientes. Es facilitarte la gestión del negocio con herramientas útiles y sencillas de instalar.

Esto se traduce en menor tiempo de lanzamiento de los proyectos, menor número de errores, menor inversión y, lo que es más importante, más tiempo para dedicarle a lo que de verdad importa: hacer crecer tu negocio.

Herramientas del modelo omnicanal

Una estrategia omnicanal se basa en diferentes herramientas. Vamos a ver cada parte del modelo y qué herramienta utilizamos como ejemplo.

Empezamos por lo más básico: el ERP.

El ERP es una herramienta de planificación de los recursos empresariales. Facturan y gestionan procedimientos, logística, producción, incluso la fiscalidad. También puede llevar el control de tiempos de los empleados y obtener la rentabilidad, tanto de los empleados, procesos, como de las diferentes partes del negocio. En definitiva, el ERP es el cerebro de cualquier empresa.

Muchos empresarios han visto cómo su negocio se veía paralizado por una mala gestión de sus recursos. En ese momento decidieron centralizarlo todo a través de un software ERP y se encontraron con un desembolso de dinero importante y una implementación de más de un año para que quedara completamente instalado. Eso sin contar que, una vez instalado, tenían que mantener un sistema de servidores locales que contuviera toda la estructura, con diferentes copias de seguridad para no perder toda la información de la empresa. 

En 3dids.com abogamos por Holded. Es un ERP en la nube en el que te das de alta y en segundos creas tus productos y servicios. En cuestión de horas lo puedes tener configurado. Y el coste es mucho menor. 

Una vez tenemos el ERP, pasamos al siguiente núcleo del negocio: las tiendas.

Para ello recomendamos Shopify. Es una plataforma que nos permite crear y gestionar nuestras tiendas online. Hasta hace poco solo hacía eso, pero Shopify, en estos momentos es capaz de hacer mucho más. Vamos a verlo.

Esta plataforma es muy sencilla, tanto para vender productos como servicios. Además, tiene el servidor incluido y el coste de mantenimiento es muy reducido. Su coste se basa en un variable por facturación, alrededor de un 2,5%. Por tanto, es todavía más interesante para empresas que captan leads, ya que no se aplica la comisión. 

Otra de sus bondades es que tiene gran facilidad de conexión con multitud de herramientas online. Por ejemplo, se conecta casi de forma automática con Holded, nuestro ERP recomendado. 

Esta conexión Shopify + Holded se traduce en un tiempo de activación es muy corto. Un proyecto de tienda online Shopify integrada con un ERP Holded puede estar finalizado en 1 o 2 semanas. 

¿Cómo mantener la omnicanalidad en negocios complejos?

Pongamos un escenario de un negocio complejo en el que existen tiendas físicas y tiendas online. ¿Cómo lo hacemos para mantener la omnicanalidad? 

Una tienda física necesita TPV’s (Terminal Punto de Venta). Ese dispositivo debe ser capaz de estar conectado al ERP para gestionar precios, productos, stock, etc. 

En la mayoría de los negocios, el mundo físico y el online están separados. A la tienda online se le proporciona un stock separado independiente del stock global de la empresa. Esto provoca grandes dolores de cabeza a muchos empresarios, que ven cómo hay muy poca coordinación entre las diferentes ramas de su negocio. Además, la información del negocio se fracciona, complicando la tarea de analizar datos a nivel global. 

Para solucionar este escoyo, Shopify cuenta con POS, una aplicación que permite tener Shopify en formato TPV, permitiéndote hacer la venta en tienda física y, además, sin cobrarte comisión por ventas.  

POS nos permite conectar el online con el offline, centralizando la gestión a través de Shopify. Además, es muy adaptable: se puede usar desde un móvil, una tablet o un ordenador. 

O sea que, con un dispositivo móvil con POS, tus empleados podrán vender con él en tus tiendas físicas y la información de esta venta quedará reflejada en un sistema global que te permite visualizarlo todo al detalle. 

En cambio, si quisiéramos realizar este tipo de gestión global con softwares como Navision, lo tendríamos mucho más difícil, ya que se instalan en los servidores de la empresa, lo que limita la movilidad y agilidad de su actuación. 

Esta movilidad y adaptabilidad de POS te permite actuar con rapidez. Por ejemplo, si en un momento dado creas un servicio nuevo para tu red de 100 tiendas físicas, al instante estará integrado en tu sistema y les será posible a tus empleados venderlo en cada una de las tiendas. Por supuesto, es capaz de crear usuarios, generando estadísticas por vendedor y por tienda. 

La gestión queda centralizada a través de Shopify, teniendo en un mismo lugar toda la información de tu negocio, y que además está totalmente seguro gracias a que la información no está en un lugar físico, sino en la nube. 

Las posibilidades son infinitas 

Este modelo centralizado tiene infinidad de ventajas. 

Sin ir más lejos, nos encontramos con que los programas automatizadores podrán actuar sobre todos tus clientes, incluso los de tienda física. Como software automatizador, confiamos en Connectif (que se conecta con facilidad a Shopify).  

Connectif es capaz de segmentar tu comunicación y personalizarla a un nivel mucho mayor, alcanzando incluso a los clientes de tienda física que, en muchas otras ocasiones, escapan al umbral de alcance de las herramientas de marketing digital. 

Otra ventaja aparece en aquellos negocios en los que necesites captar leads. Es decir, tu tienda se encarga de recoger información de clientes interesados que después tendrán que ser contactados en otro momento. 

Generar un lead con facilidad es mejorar tu conversión. Para ello existe una gran herramienta generadora de formularios personalizados e interactivos. Se llama Typeform. Al conectar Typeform con Shopify podemos crear una tienda que facilite el proceso de captación de leads, sin olvidar que detrás tendremos una gestión centralizada del negocio apoyada por todas las herramientas como Connectif que seguirán el proceso del lead paso a paso del funnel mejorando su engagement, y por tanto su tasa de conversión. Como extra, tenemos la opción de concertar citas automáticas a través de la herramienta Booking de Office 365, que permite al usuario escoger la hora y el día para su cita, así como los servicios que necesita. 

Si el lead necesita una gestión compleja, podemos conectarlo a otra herramienta del proceso: un CRM. En este caso, abogamos por Pipedrive, un CRM en la nube muy completo con gran cantidad de opciones, incluso capaz de generar automatizaciones de tareas. Con esta herramienta podremos gestionar las siguientes acciones a los leads generados como, por ejemplo, establecer reuniones, concertar llamadas, crear tareas comerciales, etc. 

Por supuesto, todo este gran sistema se conectará a la API de Facebook y de Google, lo que alimentará de información sobre nuestros clientes a estas plataformas, para serán capaces de crear audiencias más precisas a las que impactar con nuestros anuncios (reduciendo así el coste de tu inversión publicitaria). 

Mejora la gestión, mejora tu estrategia 

En definitiva, el objetivo primordial de todo esto es solo uno: que la gestión del negocio no sea un lastre a la hora de vender más. Este sistema facilita toda la gestión y, por si fuera poco, nos sirve de gran ayuda a la hora de crear audiencias y generar estrategias de marketing muy personalizadas y efectivas.  

No queremos que gastes tu dinero y esfuerzo en crear una tienda, queremos crear una estrategia de marketing rentable que te permita vender más sin complicaciones. 

Olvídate de proyectos que duran meses y que se lanzan con miles de problemas. Con este modelo, podrás conseguir un control de tu negocio total, completamente conectado, rápido y funcional, en muy pocas semanas. Y dedícate a lo importante: hacer crecer tu negocio con una buena estrategia de marketing.