FacebookLinkedIn

Si hay dos conceptos que a día de hoy son claves a la hora de planificar y desarrollar la estrategia de comunicación de una empresa son engagement y vínculo con el cliente. Dos aspectos básicos que deberían ser los pilares fundamentales alrededor de los cuales gire todo lo demás. Sin embargo, en muchas ocasiones, por falta de conocimiento no se terminan de manejar de la manera correcta. Por ello, en estas líneas os vamos a dar algunas claves para potenciar ambos.

3 maneras de crear una relación con el cliente sólida que puedes aplicar en tu empresa

Se podría pensar que en el mundo de lo digital, el engagement y el vínculo con el cliente solo se pueden lograr a través de internet. Esto no es así. No en vano a continuación vamos a hablar de 3 maneras de lograrlo totalmente distintas, pero al mismo tiempo complementarias.

Marketing de contenidos

Aquí sí estamos hablando de internet. Tanto si lo que estás manejando es un blog corporativo como si lo que estás manejando es una red social, el contenido que crees tiene que diferenciarte.
No solo debe ser único sino que debe ofrecer un valor añadido para el usuario. Esto hará que te vea como una referencia dentro del sector y que se comience a forjar la relación que queremos. Para ello nada mejor que crear un contenido que tenga como objetivo resolverle un problema.

Gamificación

Puede sonar extraño pero si animamos al usuario, es decir, a nuestro potencial cliente, a que realice una actividad lúdica dentro de un ámbito que no lo es, lograremos crear una relación con él a largo plazo. Y es que, la perspectiva que va a tener ese usuario es la de recibir un producto o servicio que satisface sus necesidades pero, y este es el objetivo de la gamificación, dentro de un escenario en el que el juego y la diversión son la clave.

Programas de fidelización

Vamos a hablar de un clásico aunque desde un punto de vista totalmente renovado. Ya no se trata de ofrecer al cliente, porque en este caso el usuario ya es nuestro cliente, una recompensa a su fidelidad. Se trata de que esa recompensa varíe con el paso del tiempo al punto de que el objetivo final sea que la misma esté completamente personalizada en función de sus gustos y preferencias. No siempre es buena idea ofrecerle un descuento o un regalo. Hay otras alternativas que pueden merecer mucho la pena:

  • Ofrecer al usuario ser el primer en probar un nuevo producto o servicio.
  • Hacerle llegar una invitación a eventos promocionales.
  • Tener acceso a contenido digital que otros no tienen.

De lo que se trata, al fin y al cabo, es de hacer sentir único y darle esa sensación de exclusividad que hará que su relación con nosotros se vea fortalecida. Si bien es cierto que no todas las empresas tienen los recursos suficientes para llevar a cabo todas estas estrategias, no es menos cierto que se debería hacer un esfuerzo en incorporar alguna de ellas. En la experimentación y en el análisis de los resultados se encuentra la clave del progreso de la marca.