FacebookLinkedIn

La imagen corporativa es uno de los elementos clave en el diseño web. Sin ella, las webs de unas empresas y otras serían enormemente parecidas. Tus clientes confían en tu web, entre otras cosas, porque la tienen asociada con tu marca. La manera en la que funciona, el aspecto visual y su contenido son básicos para tener una buena imagen de marca.

Qué es la imagen corporativa

Antes de que tus potenciales clientes conozcan tus productos o servicios, ya se forman una impresión de ti. Tu imagen corporativa no es sólo tu imagen visual. Esa primera impresión que se forman tus clientes de ti puede venir motivada por lo que das a entender, lo que han oído de otros o el contenido que estás compartiendo con ellos. Por tanto, si quieres mejorar tu imagen corporativa, no sólo tienes que trabajar el aspecto visual, sino el concepto, la personalidad y la propuesta de valor de tu marca.

¿Cómo mejorar la imagen corporativa de tu negocio en Internet?

Para trabajar la imagen corporativa de un negocio, tenemos que dar un paso más allá del diseño. Responde a estas preguntas:

• ¿Qué impresión te causa una tienda online con una buena imagen visual, pero una pésima atención al cliente por e-mail o teléfono?
• Si los contenidos de marketing estuvieran llenos de faltas de ortografía y errores de bulto, ¿te produciría la misma confianza?

La imagen corporativa tiene una influencia decisiva en tu credibilidad en Internet. Por tanto, debes trabajar de forma integral en diversas áreas.

1. Mejora la identidad visual de tu negocio. En tu web, debemos trabajar en aspectos como el logotipo, la tipografía, el color y la estructura de nuestros contenidos para transmitir una buena imagen visual.
2. Trabaja el valor diferencial de tu marca frente a tus competidores. Debe quedar claro cuál es tu propuesta de valor, por qué debemos confiar en tu empresa y no en otra. Eso se puede observar claramente a través de la calidad del contenido que se comparte. Pero también de lo que se transmite.
3. Genera emociones en tus clientes. Los clientes no compran un producto o servicio; compran experiencias, sensaciones. El producto lo podrían comprar en cualquier parte; el placer de un servicio completo y una manera de hacer es lo que distingue a las empresas que tienen una buena imagen corporativa.
4. Ayudar a tus clientes a identificarse con tu manera de ser. Los clientes no se identifican con logotipos, aunque los logotipos son importantes. Se identifican con una marca, con una manera de pensar y de hacer las cosas. Y eso tienes que transmitirlo en tus acciones de marketing, en tu atención al cliente y en todas y cada una de las áreas de tu negocio.

¿Aplicas estos principios para mejorar tu imagen corporativa?