FacebookLinkedIn


>Me he dado cuenta que, sin ser consciente, cuando eres una persona emprendedora, empiezas a asumir ciertos comportamientos. En este caso, hoy voy a contar sólo mis “comportamientos” o “pequeños problemas” como yo los llamo.

Quizás, al empezar a escribir y hablar sobre estos “comportamientos”, encuentre la manera de poder curar estas “manías”.Tal vez al empezar a enumerarlas haga alguna especie de penitencia…

Manía 1: Mirar las placas que hay en las fachadas de los edificios.

Me resulta reconfortante darme cuenta que no estoy solo. Cuando camino por la calle, encuentro miles de personas que montan negocios y de hecho al mirar las placas, algo que el ciudadano de a pie hace exclusivamente cuando no sabe que piso es el del dentista, te genera mucha información, que en la mayoría de los casos, puedes relacionar con necesidades o colaboraciones que estabas buscando. De repente ¡zas! lo que estabas buscando esta en esa calle.

Lo lamentable es que en algunas placas no pongan el teléfono, el email, el skype y su dirección web. Si fuera así, tendríamos una experiencia de contacto directo sin intermediarios. Lo dejo ahí por si estáis pensando en poner una placa de vuestra empresa.

Manía 2: Tenerle miedo a las revistas de emprendedores.

Tristemente el emprendedor, normalmente, tiene una absoluta sensación constante de poder hacer más de lo que hace, ya que el ritmo de trabajo y de exigencia que se da uno mismo es bastante alto.

En este sentido, tengo cierto miedo a leer revistas de emprendedores porque me producen una sensación irrefrenable de emprender otras cosas. Tengo que buscar los momentos adecuados para leer revistas como Capital o como Emprendedores ya que me producen mucho estrés.

Por cierto, estas revistas, hacen un trabajo sensacional y creo que deberían estar hasta subvencionadas por el Estado.

Manía 3: Elementos fetiche.

Aunque parezca absurdo, si un emprendedor consigue cerrar un buen trato y ese día llevaba una camisa, posiblemente asigne a esa camisa un valor especial y la siga utilizando en las próximas citas importantes que tenga. Los fetiches son importantes, son un engañabobos, pero en esta carrera sentirse seguro es primordial.

En esta ocasión no os voy a aburrir más y sólo pondré estas tres manías. Tengo una lista de 10 pero irán en diferentes entregas. Si os habéis sentido identificados y simplemente queréis comentar cualquier cosa, hacerlo sin problemas.