MENÚ

Diferencia entre táctica y estrategia

¿Cuál es la diferencia entre táctica y estrategia?

Se puede decir que una no puede ser sin la otra.

Una estrategia es el plan que se sigue para alcanzar uno o más objetivos.

La táctica, en cambio, son las acciones que se llevan a cabo para alcanzar los objetivos comprendidos dentro de la propia estrategia.

Es por esto que las tácticas van a depender de una estrategia. O lo que es lo mismo, no puede existir una táctica sin una estrategia, tampoco estrategias que no se armen en torno a tácticas.

Con frecuencia las empresas confunden táctica con estrategia.

Y un fallo a la hora de conceptualizar un proyecto puede generar mucha confusión: sobre todo porque si se confunde táctica con estrategia, es muy posible que se den erróneamente por concluidos los objetivos o el equipo desconozca qué es lo que debe hacer y cómo debe enfocar su trabajo.

Conocer la diferencia entre estrategia y táctica es más importante de lo que parece.

Es, sin duda, la diferencia entre un proyecto que funciona y otro que marcha ala deriva y depende de factores como la suerte o las causalidades.

Cuando un jefe de proyecto, dentro de una estrategia de marketing, sabe definir bien a donde han de dirigirse los objetivos y cómo se ha de hacer para conseguirlos, entonces sabrá a quién debe transmitir las responsabilidades, cuales vas antes que otras y el tiempo estimado para poder finalizarlas.

Otra cosa es el caos, la improvisación y la incertidumbre.

En este sentido, aplicar algunas acciones de marketing en un negocio de Internet no es equivalente a tener una estrategia de marketing.

Esta confusión puede llevarte a cometer errores importantes.

A no ver ningún resultado a o largo del tiempo.

O, lo que es peor, conseguir resultados que nada tienen que ver con los objetivos planteados. Algo que es muy típico en empresas privadas que se encargan de sus propias estrategias de marketing con un personal sin formación específica y que, sin criterio, copian fórmulas de la competencia o siguen los dictados genéricos de gurús o influencers que no pueden aplicarse a casos específicos y reales de empresas.

Por eso, conocer la diferencia entre táctica y estrategia no es ninguna tontería, es el paso previo a entender cómo organizar cualquier tipo de proyecto.

¿Qué es una estrategia y qué es una estrategia de marketing?

El marketing es un buen ejemplo para aclarar las diferencias entre tácticas y estrategias porque, en su definición, nos dice: El marketing son un conjunto de técnicas y estudios que tienen como objeto mejorar la comercialización de un producto.

Ahora, el sentido de una estrategia de marketing es crear un plan a largo plazo para conseguir unos objetivos previamente analizados mediante un estudio técnico.

¿Cuáles?

Pues , por ejemplo, estrategias de marca o branding que mejoren la reputación, estrategias de marketing de contenidos en blog, newsletter, etc, estrategia de posicionamiento en buscadores (SEO), estrategias para incrementar las ventas, estrategias para ganar leads…

Y en este sentido, las tácticas podrían ser, por ejemplo, para el caso de querer establecer una estrategia que incremente las ventas, las siguientes:

  • Escribir artículos de blog.
  • Mejorar las descripciones y copys del producto producto.
  • Brindar servicios adicionales gratuitos.
  • Dar regalos o descuentos a los clientes.
  • Usar redes sociales para captar clientes.
  • Usar testimonios en vídeo para subir a YouTube.

Por otra parte, no se puedes dibujar una estrategia de marketing si no tienes claro tu público objetivo.

Y créenos, todo el público, todo el mundo o cualquier persona, no son tu público.

Has de investigar bien sobre la naturaleza de sus intenciones, debilidades, fortalezas, deseos, frustraciones o anhelos. De hecho, esa información es la que va a estructurar prácticamente todas las tácticas que vayas a emplear en tus estrategias de marketing.

¿Qué es la táctica y qué es una táctica de marketing?

Las tácticas, tanto en un partido de fútbol como en una estrategia de marketing, son el conjunto de acciones que has de desarrollar para conseguir el objetivo final de la estrategia.

Es el método que vamos a utilizar para trabajar la finalidad que nos hemos marcado.

Tu empresa, por ejemplo, podría tener quizás una buena estrategia, pero no estar llevando las tácticas adecuadas para desarrollarla bien. Por eso, hemos comentado ya la importancia de que los objetivos puedan medirse y se sepa cómo se han de conseguir. Y, desde luego, no todo el mundo sabe establecer buenas estrategias ni buenas tácticas para conseguirlas.

Por otra parte, es también clásico ver empresas que desarrollan tácticas (publicar artículos en blog, escribir en redes sociales) sin tener definida ninguna estrategia. Solo porque los demás lo hacen.

Y llegados aquí, seguro que ya estás entendiendo bien la importancia de estrategia y táctica para tu negocio o tu día a día. No es una fórmula. Es una hoja de ruta que separa el saber hacer del hacer sin saber.

Importancia de la estrategia y las tácticas en el marketing

Muchas empresas descuidan completamente la estrategia, centrándose sólo en las tácticas que, aparentemente, están funcionando.

Claro, esto no tienen límite de tiempo ni de recurso porque, en definitiva, se hace sin saber qué es lo que se espera conseguir de ello.

Sin hacer un estudio previo, sin tener un objetivo claro, sin definir bien al público objetivo y sin identificar los problemas acuciantes, no hay una estrategia.

Esto puede dar lugar a realizar muchas acciones de marketing que, como decíamos, solo se están copiando de otros:

  • Darse de alta en muchas redes sociales, pero sin tener claro en cuáles de ellas obtendríamos mejores resultados o publicando siempre lo mismo en todas.
  • Crear una gran cantidad de contenido en nuestro blog, pero sin haber definido previamente nuestro público objetivo, ni decidir a dónde queremos llegar y desde un lenguaje neutro.
  • Invertir mucho dinero en publicidad online, pero sin tener claro qué queremos vender exactamente.

En definitiva, intentar vender de todo a todo el mundo.

Y, como dice el aforismo, «quien mucho abarca, poco aprieta»

En conclusión

Tengas un negocio, proyecto o, simplemente, una banda de música en tu pueblo.

No hagas lo que hacen los demás pensando que ese es el camino.

Centra una estrategia.

Piensa qué debes hacer, quien debe intervenir y qué recursos necesitas para conseguir el objetivo propuesto.

Y ponte en marcha.

Para tu banda del pueblo no tenemos mucha idea; pero para todo el asunto del marketing, sí. Así que, si tienes un negocio y necesitas asesoramiento, cuenta con nosotros.

ENTRADAS RELACIONADAS

También te puede interesar